Foro sobre Plan de Protección Contra el Plomo en las Escuelas de NJ

TRENTON – Legisladores demócratas encabezados por el presidente del Senado, Steve Sweeney, se reunieron el lunes pasado durante un foro de debate, con una amplia coalición de funcionarios de educación y defensores, para presionar para un plan para que todas las escuelas de Nueva Jersey puedan inspeccionar su agua potable de la contaminación por plomo y hacer que informen a los padres de los resultados y actuar para eliminar el riesgo.
Junto a senador Sweeney en la mesa redonda estuvieron, el senador Ronald L. Rice, la senadora M. Teresa Ruiz y el senador Joe Vitale, y representantes de los Asociación de Juntas Escolares de Nueva Jersey, la Coalición de Escuelas del Estado Jardín, los Defensores de Niños de Nueva Jersey, la Asociación de Padres y Maestros del Estado, la Asociación de Administradores de Escuelas, el NJEA, la AFT, el presidente de la Junta Escolar Trenton y la Asociación de Directores y Supervisores.
El senador Sweeney, la senadora Ruiz y el senador Rice son patrocinadores de la legislación que obliga a todas las escuelas a probar inmediatamente el agua potable por la presencia de plomo en las escuelas, y luego hacer pruebas, al menos, dos veces al año.
La administración Christie se está resistiendo al esfuerzo.
“El envenenamiento por plomo puede causar daños irreversibles en el cerebro y el sistema nervio-
so y una vida de problemas de conducta y aprendizaje, todo sin ningún síntoma aparente,” dijo la senadora Ruiz, presidente del Comité de Educación del Senado, que participó vía teleconferencia. “Sin embargo, el envenenamiento por plomo es completamente evitable. Por esa razón, es muy importante que tomemos medidas para identificar dónde existe el problema y comprender el alcance de la amenaza.…”
Las pruebas se llevarán a cabo de conformidad con las directrices establecidas por el Departamento de Protección del Medio Ambiente en conjunto con el Departamento de Educación. A cada escuela se le requerirá que proporcione una copia de los resultados de las pruebas a los comisionados de ambos departamentos, que estén disponibles para el público y que se notifique a los padres y tutores de los resultados de las mismas.
Si las pruebas detectan un nivel de plomo en el agua potable por encima del “nivel de acción” o concentración, establecido por la Agencia de Protección Am-
biental de los Estados Unidos, se requeriría que la escuela pública adopte medidas inmediatas para proporcionar un suministro de agua potable alternativo o el uso de filtros para reducir o eliminar la contaminación por plomo.
El proyecto de ley requeriría que el superintendente de cada distrito escolar identifique cada edificio escolar que contenga tuberías de plomo, soldaduras de plomo, o los accesorios que contengan plomo, así como proporcionar una lista de los edificios identificados al comisionado DOE. La medida requeriría que el distrito escolar instale un dispositivo de filtro de agua o de tratamiento de agua certificado para eliminar el plomo en cada fuente de agua potable y cada fregadero, usado para la preparación de alimentos, en los edificios identificados. También sería necesario que el distrito escolar de mantenga y reemplace los filtros de acuerdo con las recomendaciones del fabricante.
La legislación asignaría hasta $20 millones del Fondo de Energía Limpia para reembolsar a los distritos escolares para los filtros de agua.
“Esta es una crisis de salud pública que no puede y no debe ser ignorada por más tiempo,” dijo el senador Rice.
Revelaciones recientes muestran que casi la mitad de las escuelas públicas de Newark tienen niveles elevados de plomo en el agua y que el descubrimiento de las condiciones no se dio a conocer públicamente. Actualmente, no hay ningún requisito de que las escuelas de Nueva Jersey analicen el agua utilizada para el consumo por los niños u otras personas de la contaminación por plomo. Unos pocos distritos escolares han comenzado recientemente a examinarla.
El senador Vitale, junto con el senador Rice, están patrocinando una legislación separada que requeriría que Nueva Jersey adopte las normas federales para los niveles de plomo en la sangre de los niños. El Centro para el Control de Enfermedades redujo el nivel aceptable, pero Nueva Jersey no ha seguido el ejemplo.
En 2015, hubo más de 3.000 nuevos casos de niños menores de seis años con niveles elevados de plomo tóxico, reportados en Nueva Jersey. Desde el año 2000, alrededor de 225.000 niños en el estado han sido afectados por el plomo, de acuerdo con los defensores.
Un informe reciente mostró que 11 ciudades y dos condados en Nueva Jersey tienen una mayor proporción de niños afectados por el plomo que en Flint, Michi-
gan. Un mayor porcentaje de los niños se encontraron con niveles elevados de plomo en sangre en Irvington, East Orange, Trenton, Newark, Paterson, Plainfield, Jersey City, Elizabeth, Atlantic City, East Brunswick y Passaic, y en los condados de Salem y Cumberland.