Aprendamos de Australia: prohibir las armas semiautomáticas funciona

Por Amy Goodman y Denis Moynihan

“Es una dulce armita”, dijo Martin Bryant respecto a su rifle de asalto semiautomático AR-15 cuando fue interrogado por la policía. Hace 20 años, el 28 de abril de 1996, Bryant tomó esa arma y llevó a cabo una masacre en el estado australiano de Tasmania. En 24 horas, en lo que se conoció posteriormente como la Masacre de Port Arthur, mató a 35 personas e hirió a otras 23. La violencia e irracionalidad del hecho, la mayor masacre que ha tenido lugar en la historia postcolonial de Australia, impactó de tal manera a ese país que en el transcurso de doce días se acordó una extensa y completa legislación para el control de las armas de fuego. Desde entonces, no ha habido otro tiroteo masivo en Australia. Esto nos lleva a Orlando, Florida, y a otra arma semiautomática.