Correa: Dolarización de la economía fue un “suicidio monetario”

“Heredar un sistema monetario adoptado por escasos países en el mundo implicó grandes desafíos”, señaló Rafael Correa.

Ecuador adoptó el dólar en el año 2000, tras una grave crisis financiera, y Rafael Correa asumió la presidencia en 2007. El presidente manifestó que Ecuador cometió un “suicidio monetario” al dolarizar su economía, pero que salir de ella “causaría un caos económico, social y político”.

“Para un país en vías de desarrollo, el cuello de botella, el factor crucial, es su sector externo. Y el principal instrumento para controlar ese factor externo se llama tipo de cambio. Y ahí eso, ingenuamente, absurdamente, Ecuador renunció. Cometió un suicidio monetario”, declaró Correa, en una entrevista concedida a Sputnik, al diario Valor Económico de Brasil, y a Radio del Plata de Buenos Aires que fue emitida en directo por la televisión pública ecuatoriana.

“Colombia nos depreció la moneda. Perú nos depreció la moneda, y nosotros no pudimos responder. Nuestras provincias fronterizas han perdido muchísimo dinamismo económico porque no tenemos cómo responder, cómo equilibrar los desbalances en nuestro sector externo, como la caída del precio del petróleo. Para eso tenemos que recurrir a una serie de malabares”, aseveró el mandatario.

Sin embargo, Correa cree que una salida abrupta del sistema traería a su país más problemas que soluciones. “Una vez que está implementada la dolarización, salir (…) causaría un caos económico, social y político. Así que no nos queda más que sostener la dolarización pero estando muy conscientes de las restricciones. Es como pelear en el ring de la globalización con una camisa de fuerza. Mucho más sencillo sería tener tipo de cambio, que se deprecie un poco la moneda, se fomenten exportaciones, se restringen las importaciones y se corrige el desbalance externo”, explicó. “Pocos países en el mundo han cometido el suicido monetario que ha cometido Ecuador de adoptar una moneda extranjera que se comporta exactamente en forma contraria a lo que se requiere.(…) “