Artilugios en el exterior

Por Julio R Muñoz

Las declaraciones del congresista Víctor Andrés García Belaunde en la entrevista “ A bocajarro” que conduce Christian Hudtwalcker sobre los peruanos que viven en el exterior ha desatado una ira tremenda a todas luces justificada de la gran mayoría de peruanos que vivimos en el exterior.

El congresista ha cometido la ligereza de homologar a todos los peruanos que viven en el exterior – que somos más de 3 millones- con la docena de peruanos que viven en esta parte noreste de Estados Unidos. Este grupúsculo de paisanos que se la pasan haciendo lobbis y financiando viajes y estadías de congresistas en su mayoría de la bancada fujimorista, son empresarios, políticos de poca monta y de probadas ambiciones que manejan sus hilos y tejen sus redes principalmente en New York, New Jersey y Connecticut. Tienen en efecto, marcado interés en catapultarse como “lideres” y ocupar “representa-

ciones congresionales” en el Perú.

No han sido vistos con buenos ojos por García Belaunde precisamente por todos esos trabajos de “lobbi” que suelen realizar regularmente. Lo hicieron en las pasadas elecciones a fin de favorecerse per se y/o a sus “marionetas” con el voto del exterior; y bueno, de alguna manera vemos -magia y artilugio por medio- que el partido “naranja” copó más de la mitad las curules del Congreso Peruano (72 congresistas de 130).

Lo que si no lograron fue colocar a alguno de sus conspicuos candidatos que se autoerigen como “líderes” de los peruanos de esta parte de la Unión Americana. El excongresista americano-peruano Felipe  Reino-

so que fue realmente Asambleista por Conneticut y que postuló al Congreso Peruano respaldado por el partido Fuerza Popular de Keiko Fujimori  salió por las patas de los caballos. Lo propio sucedió con Jaime Verástegui Malca – otro de la K- que postuló con el N° 23, quien vive en Florida y fue..¿sí,  ya lo sabe? el mismo que envió los audios editados a Chlimper para intentar desacreditar la investigación de Cuarto Poder y Univisión sobre el “lavandero” Joaquín Ramírez. (este sujeto posee el conocimiento “ultrasecreto” de saber cómo volverse millonario comenzando desde abajo…llenando pasajeros en una combi).

No sé realmente si García Belaunde se refiere a estos “peruanos” como los que no saben cantar el Himno Nacional, pero de ser así, seguro que habría acertado. Hasta aquí, me parece que coincido con el déspota congresista de la “lampa”. Pero en lo que si  estoy en completo desacuerdo es en todos los demás puntos de su análisis que menciono a continuación:

Decir que los peruanos que emigramos lo hacemos por puro gusto, decir que el Congreso o sea los “padres de la Patria” han hecho más que suficiente por nosotros los perua-

nos de la diáspora me parece una audacia y un desconocimiento absoluto sobre las motivaciones que verdaderamente impulsan a los peruanos a emigrar al extranjero. Las razones económicas, laborales, de reunificación familiar, persecusiones políticas, estudio y de búsqueda de una mejoría y expectativa de lograr mejor  calidad de vida que obviamente en el Perú no se pudo hallar, no pasan por la mente de ese cazudo congresista que obviamente disfruta en sus garbanzales como político profesional y vive como su tío el expresidente Fernado Belaunde Terry vivió, en las nubes.

Decir que han hecho bastante dándonos una ley –sin un buen reglamento- sobre el “Retorno”, es una ignorancia supina que suena a perogrullada. Esa tan cacareada “Ley del Retorno” es inaplicable por falta de una buena reglamentación que la haga menos burocrática e inoperante.

Decir que los 2,700 millones de dólares que se envían a Perú en remesas anuales no le sirven al País sino solo a los familiares que las reciben,  ya se entra a una dimensión del desconocimiento que linda con la imbecilidad. ¿No sabe García Belaunde lo que son las divisas y la importancia que tienen para la economía del País?   Me resisto a creer que no lo sepa.

No sabe el congresista de marras que los casi 3 millones de peruanos que vivimos en el exterior somos tan peruanos como el que más que vive en el mismo Perú. Que tenemos los mismos derechos y obligaciones, como por ejemplo votar en las elecciones o pagar impuestos a la propiedad si las tuviéramos en Perú, so pena de castigo pecuniario, como a él mismo le ocurriría.

No sabe este congresista por “Lima y Exteriores”, que los peruanos en el exterior en los últimos 10 años tenemos un peso específico de casi el doble de lo que éramos antes. Es decir, el número de aptos para votar casi se ha duplicado en ese lapso, pasando de 457.981 en el 2006 a 884.924 en la actualidad (ONPE).  Este caudal de votantes es casi igual al de regiones como Cusco, Puno, Junín o Áncash (@Shebaso7. Redactor de El Comercio).

No queremos que se aumenten más congresistas. Con 130 bastan y sobran. Lo que no sobra es honor y por desgracia escasea vergüenza. S/5 millones de soles le cuestan al Perú cada congresista al año. ¿No creen que si se ajustaran un poquito los cinturones de los gastos por representación, viáticos por viajes y demás gollerías alcanzaría de sobra para 3 o 5 congresistas nuestros de los continentes de América, Asia y Europa?.  Ahí los dejo. Para reflexionar.