Doble tragedia del pueblo peruano

Introducción de Servindi.- Compartimos el editorial “Tragedias del pueblo peruano” de la edición 128 del periódico Lucha Indígena, que tiene como director a Hugo Blanco Galdós.

Lucha Indígena hace hincapié en que hasta antes de las inundaciones se hablaba de la megacorrupción de los altos funcionarios y autoridades nacionales con la empresa Odebrecht. Luego se vienen las lluvias, lodos y desastres ambientales, afectando a diversas regiones del país.

Enfatiza que los desastres no son naturales, son agravados por la irresponsabilidad humana principalmente de las grandes empresas transnacionales en su afán de seguir ganando dinero a como dé lugar.

Señala también que a costa de la tragedia muchas autoridades aprovechan del dinero donado para enriquecerse.

Los últimos meses nuestro pueblo está viviendo la acumulación de tragedias y la develación de otras.

En los meses anteriores nos enteramos de la corrupción de los gobernantes y sus subalternos por la empresa brasileña Odebrecht. Como no solo ellos son corruptos sino también los miembros del Poder Judicial y del Ministerio Público (fiscales), no les pasa nada.

Posteriormente vinieron las lluvias abundantes en zonas donde no debe llover, provocando inundaciones y huaycos (avalanchas de lodo y piedras) que afectaron principalmente a la gente pobre y también afectaron la agricultura campesina. Los hermanos y hermanas de pocos recursos económicos se ven obligados/as a construir sus viviendas en el único lugar que encuentran: Los bordes de los ríos o las quebradas vulnerables a las avalanchas.

Los últimos datos señalan que las víctimas mortales son 106, además hay 150 mil damnificados y 210 mil viviendas destruidas. Todas estas víctimas son de los más pobres del Perú.

Estos desastres ¿Son naturales? ¡No! Son producidos por el calentamiento global que sufre nuestros planeta. El calentamiento global es causado por la emisión de gases de efecto invernadero producido por las grandes empresas transnacionales en avidez insaciable de ganar más dinero. El anhidrido carbónico, el metano y otros gases son denominados gases de efecto invernadero porque impiden que nuestro planeta devuelva al exterior de la atmósfera la parte recibida del calor del sol que antes devolvía. Ese calor que no devuelve, calienta cada vez más la atmósfera terrestre, causando, entre muchos otros males, los que estamos sufriendo ahora en el Perú.

Los gobiernos y las autoridades en general debían haber previsto los efectos del cambio climático y tomar medidas que eviten que afecte a la población pobre, no lo hicieron porque no les importa el pueblo pobre, lo que les interesa es cómo llenar sus bolsillos. No tomaron medidas ni cuando el problema estaba en curso.

 

Por último, hay otras desgracias:

Gente de diversas partes del mundo, al enterarse de la tragedia en nuestro país, ha sacado dinero de su pobreza para aliviar la tragedia de los pobres del Perú afectados por el clima. Envían ese dinero a las autoridades, quienes están felices con esa avalancha, no de barro ni piedras, sino de billetes que engordan sus bolsillos.

Desde Lucha Indígena pedimos a los/as hermanos/as solidarios del exterior, que no envíen dinero a las autoridades, sino a la gente de abajo ligada a las víctimas. Como ejemplo damos la dirección de la abnegada y modesta abogada de Máxima Acuña, símbolo de la resistencia anti-minera Mirtha Vásquez <mirtha_vasquez@yahoo.es> quien está conectada con las víctimas de los desastres de Piura.

(foto leyenda)

(Portada de la revista “Lucha Indígena”)