Israel, ¿elegido para asesinar palestinos y apropiarse del mundo?

Por Roberto de la Madrid

Cada vez que abordamos como tema del programa la ‘crisis Israel-Palestina’, se plantea siempre un desafío. Porque aunque en la historia y en el relato de los hechos, estén bien definidas las cosas —desde luego, para el intelectual independiente y no manoseado por el “imperialismo-sionismo”—, siempre emergen cuestiones y decisiones insospechadas del régimen israelí.

Como la actual, que fue cerrar, o si se quiere poner uno más antropológico, secuestrar la Explanada de las Mezquitas, donde está Al-Aqsa, y no permitir que los palestinos, los musulmanes, practiquen su religión y su fe del rezo del viernes en su templo más santo, el tercero más sagrado del mundo musulmán.

En las últimas semanas, las autoridades israelíes (así como sus fuerzas policíacas-militares) han incrementado la violencia. Es por eso que hoy volvemos a tocar con urgencia este foco caliente y rojo del planeta, incendiario de Oriente Medio y termómetro en la correlación mundial.