Trump prohibe negociar con algunos bonos del Gobierno de Venezuela y la petrolera estatal PDVSA.

25 ago 2017 El Gobierno de Estados Unidos ha impuesto este viernes las sanciones económicas contra Venezuela, informa la Casa Blanca, que tachó de “fuertes y nuevas” las medidas restrictivas.

La nueva orden ejecutiva del presidente estadounidense, Donald Trump, prohíbe hacer negocios con las nuevas emisiones de deuda y acciones de Venezuela o de su empresa petrolera estatal PDVSA, así como con algunos bonos ya existentes pertenecientes al sector público del Gobierno del país latinoamericano.

Excepciones a las sanciones

Con el fin de “mitigar el daño al pueblo estadounidense y venezolano” el Departamento del Tesoro de EE.UU. ha emitido unas “licencias generales” que permiten algunos negocios. Estos incluyen el financiamiento para la mayor parte del comercio, incluyendo la exportación e importación de petróleo, las transacciones que involucren únicamente a la empresa petrolera Citgo, los negocios en determinadas deudas venezolanas existentes y el financiamiento de bienes humanitarios a Venezuela.

Objetivo de las medidas restrictivas

 Según la Casa Blanca, las sanciones impuestas están “cuidadosamente calibradas para negar” al país bolivariano una fuente primordial de financiamiento y “proteger al sistema financiero de Estados Unidos de una complicidad” con los problemas de Venezuela al tiempo que “permitir la asistencia humanitaria”.

Ola de sanciones contra Caracas

A finales del julio pasado el Departamento del Tesoro de EE.UU. anunció nuevas sanciones contra Venezuela, dirigidas contra 13 altos cargos del Gobierno venezolano, militares y la petrolera estatal PDVSA. Además, el Tesoro amenazó con agregar a la lista de sancionados a cualquier persona que salga elegido para formar parte de la Asamblea Constituyente por su papel en “la socavación de los procesos e institutos democráticos de Venezuela”.

Además, el 30 de julio Washington bloqueó todos los activos del mandatario venezolano, Nicolás Maduro, que estén o puedan estar bajo la jurisdicción de EE.UU. Además, se prohibió a los ciudadanos estadounidenses contraer cualquier acuerdo con el presidente del país latinoamericano.

 

(FOTO LEYENDA)

Refinería de la petrolera estatal venezolana PDVSA en Punto Fijo, Venezuela, el 17 de noviembre de 2016. / Carlos Garcia Rawlins / Reuters