Cuando los símbolos decepcionan

Democratas del ala progresistas denuncian US$400,000 en honorarios de Wall Street a Obama

Aunque Obama sigue siendo enormemente popular entre la oposición a Donald Trump en EUA, en días recientes ha sido atacado fuertemente por sectores progresistas por la decisión de aceptar US$400, 000 dólares en honorarios por una compañía de Wall Street, Cantor Fitzgerald, que patrocinó una conferencia sobre la salud, donde pronunció un discurso en una conferencia de salud en septiembre.

Según informa XX en The Hill, el tema cuestión ha vuelto a encender las tensiones en el partido demócrata, entre la corriente principal que apoyó la fracasada campaña de Hillary Clinton y el senador Bernie Sanders (I-Vt.), quien ha denunciado la influencia del dinero en la política.

Sanders y la senadora Elizabeth Warren (D-Mass.) han manifestado su decepción con Obama, mostrando que ni siquiera el más venerado demócrata en el país puede escapar de la ira popular.

Señala The Hill que los demócratas de la corriente oficialista se sienten frustrados por las críticas, argumentando que Obama es ahora un ciudadano privado que debe ser libre para buscar nuevas oportunidades. Dicen que las críticas carecen de fundamento, dividen al partido y distraen de la prioridad de crear una resistencia a la agenda del presidente Trump.

Los progresistas dicen que los demócratas se niegan a aprender lecciones que deberían haber aprendido en 2016.

Nina Turner, ex portavoz de la campaña Sanders, dijo que ya es hora de que los demócratas se aparten del legado de Obama, que incluye la nominación a altos cargos y asesoría de capos de Wall Street y un fuerte aumento en la desigualdad de ingresos.
Turner dijo que el dinero en la política será un problema para los candidatos liberales en las elecciones de 2018 y en campañas posteriores a medida que los progresistas enardecidos buscan construir la campaña insurgente de Sanders. “Así el presidente Obama no esté ahora en la política, sigue siendo un símbolo de lo que defienden los demócratas. Ello explica el por qué la gente está decepcionada”, dijo Turner.

Fuente elmolinoonline.com

Cada persona tiene un precio y el del ex presidente Barack Obama es de US$400,000. Eso es lo que presuntamente recibió de una firma en Wall Street por un discurso, agregando su nombre a la lista de políticos gratificados con enormes sumas por su relación con el mundo de las finanzas.