¿Pasa largos periodos sentado?

10 terribles consecuencias de permanecer sentados demasiadas horas

¿Cómo sentarnos afecta a nuestro cuerpo? El sentarse es una actividad natural en estos tiempos en el que los puestos laborales demandan que estemos en un solo lugar por más de ocho horas, sin embargo, el cuerpo humano no fue creado para ser sedentario sino para permanecer en constante movimiento, el realizar lo contrario, solo disminuirá nuestra calidad de vida.

Diversos estudios científicos señalan las consecuencias que podría causar en nuestro cuerpo el permanecer largas horas sentados:

#1 Apenas te sientas la actividad eléctrica en tus músculos disminuye en gran medida.

#2 Después de tres horas sentados cae en 50% la dilatación de las arterias por lo que disminuye el flujo sanguíneo.

#3 Si Estás sentado 24 horas continuas la insulina pierde la capacidad para transportar glucosa aumentando el riesgo de diabetes tipo 2.

#4 Pasar 2 semanas sentado 6 horas diarias aumenta el colesterol malo, las lipoproteínas de baja intensidad y otros lípidos, aumentando el riesgo de subir de peso.

#5 Por la inactividad prolongada los músculos se desgastan, gradualmente se debilitan, dificultando el bombeo de la sangre.

#6 Permanecer más de seis horas sentados por un año produce pérdida de masa ósea de hasta 1% por año.

#7 El no movernos disminuye las funciones del cerebro.

#8 Después de 10 a 20 años sentándote 6 horas diarias puedes perder hasta 7 años de alta calidad de vida.

#9 El riesgo de morir por enfermedades coronarias aumenta en 64%.

#10 El riesgo de cáncer de próstata y mama  aumenta en 30%.

Cinco tips para mantenerse en forma en el trabajo

 Realizar una pequeña caminata o hacer estiramientos ayuda a combatir el estrés en la oficina

Fijarse metas posibles renueva el optimismo que, junto con las endorfinas y otras sustancias positivas derivadas de practicar deporte, combaten el estrés residual de la jornada laboral. Y, por supuesto, una vida más saludable contribuirá a afrontar el trabajo con más energía y a mejorar el rendimiento en todos los ámbitos de la vida.

Los pequeños objetivos como hacer deporte diariamente no requieren muchas horas de trabajo adicional; de hecho, media hora —lo que dura un entrenamiento de alta intensidad— es un tiempo que cualquier persona puede lograr.

 

1- No permanecer sentado durante toda la jornada laboral

Sentarse durante largos períodos de tiempo está vinculado a un aumento del 50% del riesgo de muerte, literalmente por cualquier causa. Está relacionado con el desarrollo del síndrome metabólico y las enfermedades cardiovasculares. No es cuestión de cambiar horarios para pasar menos tiempo sentado, sino tomar frecuentes descansos, caminar o estirar.

 

2- Eliminar las bebidas azucaradas

Una lata de gaseosa contiene 150 calorías, y algunas bebidas azucaradas -como el famoso café latte– pueden contener varios cientos más. Suprimir dos latas de gaseosas al día equivale a más de 2.000 calorías a la semana, lo que se asemeja a correr 13 kilómetros. Hay poco o ningún valor nutritivo en estas bebidas, lo conveniente es reemplazarlas por agua o té para sentir una mejora inmediata.

 

3- Preparar la comida y llevarla al trabajo

Desde la oficina es fácil pedir comida de un restaurante cercano, pero las comidas del restaurante tienden a estar llenas de calorías , y vienen en porciones excesivas. Cuanto más proactivo se es en cuanto a la alimentación, mejor. La sugerencia es dedicar 15 minutos cada mañana a preparar un almuerzo saludable. También se ahorra dinero, lo cual es una ventaja adicional.

 

4- Llevar colaciones saludables a la oficina

Eliminar las tentaciones en el trabajo llevando meriendas saludables es una muy buena decisión. Pueden ser una opción sana las frutas, los snacks de verduras frescas o almendras y frutos secos. Aportan energía, nutrientes y, por supuesto, una restricción calórica.

 

5- Hacer algún ejercicio físico tres veces por semana

Puede que no sea el plan favorito, y sin duda trae aparejado dejar de hacer otras cosas más tentadoras después de la jornada de trabajo, pero es esencial realizar un poco de ejercicio físico a la semana. Lo más recomendable es buscar un entrenamiento de resistencia y cardiovascular, como correr o hacer bicicleta. Pero incluso una caminata enérgica es mejor que nada.

 

Seguir estos consejos puede dar la impresión de no ser suficiente, pero combinados tendrán un efecto acumulativo tanto en el cuerpo como en la mente. Ponerlos en práctica significará que en unas pocas semanas aumentará la energía y disminuirá el estrés, e incluso, se notará una pérdida de peso.