Microwave Popcorn

Las  palomitas de maíz en sus pequeñas bolsas son tan apropiadas y prácticas que es muy fácil caer en el vicio de comerlas frecuentemente. 3 minutos en el microondas bastan para soborearlas. Pareciera que no son perjudiciales para la salud pero, lamentablemente lo son.

En primer lugar, vamos a hablar de la propia bolsa. Según Wikipedia, bolsas de palomitas de microondas convencionales están llenas de una sustancia química llamada ácido perfluorooctanoico (PFOA). Esta es una toxina que puede encontrarse también en todos los utencilios de teflón de nuestra cocina. De acuerdo con un estudio reciente de la Universidad de California, el PFOA está vinculado a la infertilidad en las mujeres. Numerosos estudios en animales de laboratorio y en humanos muestran que la exposición al PFOA aumenta significativamente el riesgo de cáncer de riñón, vejiga, hígado, páncreas y próstata. Puedes leer más acerca de esta sustancia y los mencionados estudios en cancer.org.

Ahora, vamos a hablar de los contenidos. Aunque cada fabricante utiliza ligeramente diferentes ingredientes, la mayoría de ellos utilizan el aceite de soja (un producto OGM), así como diversos conservantes tales como galato de propilo, una sustancia química que es causa problemas estomacales y erupciones en la piel. Usted puede apostar que no están utilizando maíz orgánico!

Además, aplicada a la misma palomitas de maíz, es una sustancia química llamada diacetil. Por el uso de este químico ConAgra Foods lo quitó de su marca de palomitas de maíz, ACT, ya que estaba causando enfermedades pulmonares en los trabajadores en su fábrica.

(FOTO LEYENDA)

Los perfluoroalquilos, que incluyen el ácido perfluorooctanoico (PFOA) y el sulfonato de perfluorooctano (PFOS), son productos químicos utilizados para impedir que la grasa se filtre a través de la bolsa de los alimentos, estos son ingeridos por las personas a través de sus alimentos y se presentan como contaminantes en la sangre. Las bolsas de palomitas de maíz de microondas están llenas de PFOA y al ser calentadas, los compuestos se filtran en las palomitas de maíz.

Estas sustancias químicas son parte de un grupo cada vez mayor de productos químicos comúnmente conocidos como “productos químicos de flexión de género”, ya que pueden alterar el sistema endocrino y afectar las hormonas sexuales. La EPA denomina a los PFCs como “probables cancerígenos”, y ha manifestado que el PFOA “posee riesgos desarrollo y reproducción en los seres humanos”. Los investigadores también han vinculado varios PFCs a una serie de otros peligros para la salud