México y el “Tratado de Libre Gordura”

Por  AnaMaria Q. Piscoya

Los Tratados de Libre Comercio fomentan serios problemas de salud mayormente ignorados por los economistas. México es una de las peores víctimas, “tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos” explica Raj Patel,  autor de “Llenos y Hambrientos, La Batalla Oculta por el Sistema Alimentario”. La situación ha sido revisada recientemente por The New York Times en sus series Mundo Gordo, aquí un resumen:

 

La familia de William Ruiz Sanchez tiene un negocio de hot dogs y hamburguesas, gracias al patrocinio de Coca Cola quien a cambio de exclusividad provee el refrigerador y las mesas. No siempre vendieron chatarra, antes (1960) vendían tamales y tortillas de la abuela acompañados de huevos y vegetales de ranchos vecinos. La dieta actual de los Ruiz Sanchez se combina con la de los Oxxos, la cadena de tiendas convenientes para la chatarra extendida por todo México. Esta dieta es enfermante y todo por el tratado de libre comercio, dicen los nutricionistas.

México promovió las inversions extranjeras en 1980, un preludio al Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá de 1994, a pesar de que se pronosticó perdería su independencia cultural y económica.

En 1980, apenas un 7% de los mexicanos eran obesos, hoy es el triple, 20.3% (2016). La diabetes cobra 80,0000 vidas anualmene, es la primera causa de muerte en México según la OMS

El TLC con México prometía “el sueño de la economía moderna” dice Timothy A. Wise, experto en negocios del Instituto Pequeño Planeta de la Universidad de Tufts. Los campesinos o trabajadores rurales trabajarían en la industria de la manufactura. No fue así, pero Mexico si cambió a la dieta del “primer mundo”

Y no solo México, estudios prueban que el “libre comercio” es clave para promover alimentos pobres y procesados del primer mundo. La epidemia de obesidad también afecta China, India y otros países en desarrollo, segun T.H. Chan de la Escuela de Salud Pública de Harvard.

Jaime Zabludovsky Kuper, negociador del TLC, desmiente que el  TLC cause obesidad, dice que los precios de los alimentos han bajado y que esto ha reducido la desnutrición en Mexico a 1.6% en el 2012 de 6.2% en 1988. Dice que los mexicanos siempre han deseado los alimentos estadounidenses pero antes eran costosos. Y que incluso están viviendo más por eso es que mueren de enfermedades como la diabetes o el corazón “son síntomas de relativa prosperidad” dice.

Los pros y cons del TLC están siendo analizados ahora que el presidente Trump dice que lo anulará. Los beneficiados han sido los agricultores estadounidenses, aunque las exportaciones de México hacia Estados Unidos también han crecido. El desempleo se ha mantenido constante, pero los sueldos son menos: $15,311 dolares en el 2016 de $16,008 en 1994.

Los críticos del TLC reconocen que las causas de la obesidad son complejas, pero el TLC ha intensificado el problema, antes la economía de México era más aislada. La  inversión foránea le ha saturado de restaurantes y tiendas y con ellas el flujo de carnes, maíz barato (transgénico), azúcar de maíz, alimentos procesados es enorme. La agricultura mexicana se ha modernizado tanto que ha desplazando pobladores rurales forzándolos a migrar a lugares con alimentos procesados / chatarra.

Eso le pasó a los Ruiz, los ingredientes de su negocio son de Sam’s Club o Walmart (USA). William Ruiz (28) pesa 125 Kilos, su hermano mayor Gabriel pesa 136 kilos. El padre ya tuvo un infarto por la hipertensión y la mamá sufre de diabetes. Aún asi prefieren las carnes estadounidenses, además son más baratas y accesibles desde la fundación de la Organización Mundial de Comercio (OMC, 1995). Estos negocios empeoran la dieta.

Samoa prohibió la importación de colas de pavo en el 2007, pero en el 2012 desde que se integró a la OMC tuvo que anular la prohibición. Las colas de pavo se hacen fritas y juegan un papel importante en el índice de obesidad de Samoa (30%).

El impacto del TLC con México es más profundo. En el 2012 la industria de comidas y bebidas estadounidenses invirtió 10.2 billones de dólares en México. Antes del TLC la inversión era de 2.3 billones de dólares y esto es parte de la implementación del negociado.

La madre (62) de William y Gabriel recuerda haber crecido en un rancho donde se comía lo que se sembraba, maíz, calabazas, hongos, aves y conejos. El padre (60) tambien creció viendo a su padre sembrar y criar abejas, desgraciadamente le asesinaron y la madre tuvo cocinar y vender su comida preparada por ella misma para subsistir. Un bizabuelo fue ingeniero agrónomo, pero México se ha alejado de su propia agricultura.

La crisis económica mexicana de 1980 obligó su entrada en el Acuerdo  General  de Tarifas y Negocios, precursor del TLC. La exportación de ingredientes crudos mexicanos creció, pero estos están destinados a alimentos procesados. Igual las exportaciones de frutas, vegetales y frutas hacia Estados Unidos constituyen apenas un 7% de lo que Estados Unidos le vende a México, mayormente carne, soya y maíz. En el 2016 México le compró 4.7 billones de dólares en granos a Estados Unidos, antes del TLC era 897 millones de dólares.  La importación de carne de cerdo y vacuna creció en el mismo periodo y el azúcar de maíz creció a 345 millones de dólares anuales de 5 millones antes del TLC.

La agricultura mexicana fue más eficiente, pero cambió la estructura de la industria Agrícola. Se pagó más a los agricultores pero 4.8 millones de personas fueron desplazados de sus vidas y trabajos rurales.

Duncan Wood, director de el Instituto de México explica que los bajos precios de los alimentos y una economía estancada crea un fenómeno: “Las personas pueden comprar alimentos procesados y consumir más calorías, pero no pueden acceder a estilos de vida saludables”

A William Ruiz le gustaba la comida saludable, hecha en casa, pero cuando llegó Domino’s, Burger King y McDonal’s todo cambió. “Era comida del primer mundo en nuestro rancho” dice. Engordar era causa de orgullo, muestra de estar bien alimentado.

Un estudio del 2015 demostró que los mexicanos compran un promedio diario de 1928 calorías en alimentos procesados y bebidas. Esto es 380 calorías más que los estadounidenses. Son hoy muchos los estudios que demuestran que el sobrepeso es debido al consumo de alimentos procesados altos en sal, azúcar, grasas. característico de los alimentos que venden los gigantes.

En 1991 Walmart se asoció con Cifra la gigante de México. En 1997 pagó 1.2 billones de dólares en acciones en Cifra convirtiéndola en la más gigante. Oxxo es la segunda, es Mexicana (Femsa), en 1993 Coca-Cola le compró 1/3 de su unidad de bebidas por 195 millones de dólares. PepsiCo ya había anunciado su expansión en México de 635 millones de dólares. En 1994, la cervecería canadiense Labatt invirtió 510 millones de dólares en los negocios cerveceros de Femsa. Un reporte anual de Oxxo en el 2003 reveló que es el más grande vendedor de cerveza, bebidas carbonatadas, tarjetas de teléfono, cigarillos y agua embotellada. Javier Astaburuaga culpa a Oxxo por la obesidad no al TLC.

Curiosamente el fidelcomiso que maneja la Fundacion de Bill y Melida Gates es el inversionista más grande de Coca-Cola Femsa. Las acciones avaluadas en 470 millones contradicen la misión de los Gates: “ayudar a que las personas tengan vidas saludables y productivas”. (Han declinado comentar).

En el 2012 la Dra. Hawkes fue la co-autora de un documento “Exportando la Obesidad” asegurando que el TLC ha acelerado el aumento de la obesidad en México.

Los rebeldes Zapatistas fueron los autores de los disturbios en San Cristobal el Año Nuevo de 1994 quemaron barracas militares, ocuparon edificios gubernamentales en protesta contra el TLC, nadie les creyó entonces.

 

Gabriel Ruiz Barbosa acepta que es testarudo a pesar de los consejos de su cardiólogo, se hace imposible dejar la chatarra si la tienes por todas partes. Su hijo ya tiene addición a la Coca Cola y sufre de hipertensión. Por un lado la prosperidad económica se la deben a la venta de alimentos estadounidenses, a costa de la maldición de la dieta. El padre de los Ruiz Barbosa confiesa la addición a pesar de ser personas educadas.

Fuente: Read original source from the Fat World Series of The New York Times 

https://anamariaquispe.com/2018/01/01/mexico-tratado-de-libre-gordura/