¿Para qué se está armando Argentina?

El Reino Unido levantó este miércoles un bloqueo para la venta de armas a la Argentina, que se había impuesto en 2012.

Por Ignacio Fernández Albano

“Este cambio levantará restricciones adicionales que fueron impuestas en 2012, en un momento en que el gobierno argentino (de Cristina Kirchner) estaba escalando acciones que pretendían dañar los intereses económicos de los isleños de las Falklands”, expresó Alan Duncan, parlamentario británico y ministro de Estado para Europa y las Américas, en un comunicado enviado al parlamento de su país.

A pesar de que el canciller argentino, Jorge Faurie, calificó el levantamiento de ese bloqueo como un “gesto positivo”, su alcance es parcial y de ninguna manera busca fortalecer al país sureño.

“Gran Bretaña no va a vender nada que pueda de alguna forma modernizar demasiado las fuerzas armadas argentinas, no quiere que sea un ejército muy poderoso ni potente”, aseguró Adriana Rossi, directora del Observatorio Geopolítico de los Conflictos.

No obstante, el levantamiento del bloqueo británico a la compra de armamento habilita al país sudamericano para adquirir equipamiento bélico en países cuyas armas tengan piezas fabricadas por el Reino Unido. Un ejemplo de esto son los aviones militares de entrenamiento Texan T6, adquiridos por el gobierno argentino a EE.UU.

 

La compra de armas, secreta

Este gesto de parte del Reino Unido no puede ser interpretado de manera aislada, ya que desde que Mauricio Macri asumió la investidura presidencial, la compra de armas a Estados Unidos y a otros miembros de la OTAN y aliados como Israel, se ha transformado en moneda corriente.

El listado contemplaba la compra de más de 60 helicópteros y 182 tanquetas tipo Stryker, utilizadas por el ejército norteamericano y el israelí, 12 aviones de caza F-16 Fighting Falcon y 24 aviones de caza Texan T6, empleados para el entrenamiento de pilotos.

“El secretismo se debía, según el gobierno, a una cuestión de seguridad, de no alertar a los posibles actores que puedan amenazar la seguridad de la Argentina sobre lo que se está comprando. Esa es la justificación”, expresó Rossi.

Las hipótesis

La compra de material bélico no solo siguió a lo largo del primer semestre de este año, sino que el presupuesto para gasto militar en 2018 subió un 14 %, “un aumento bastante alto, que supera ampliamente el porcentaje promedio de la región”, según considera Rossi.

 

En mayo pasado, el Estado argentino adquirió cinco aviones franceses Super Etendard SEM modernizados, de la Aviación Naval Francesa. Una semana después llegaron a la Argentina dos de las cuatro lanchas artilladas israelíes, modelo Shardag, compradas por el gobierno.

 

Si bien la directora del Observatorio Geopolítico de los Conflictos considera que los aviones franceses podrían ser parte del protocolo de seguridad que se le exige a Argentina para la cumbre del G20, a celebrarse en noviembre, la compra de las naves israelíes, supuestamente orientadas a combatir el narcotráfico, le parece exagerada en relación a su supuesta finalidad.

 

Por otro lado, la especialista no descarta la posibilidad de un escenario en el que las fuerzas armadas argentinas participen de misiones militares en algún país del continente. De hecho, esta semana, cascos blancos argentinos fueron movilizados a la frontera de Colombia con Venezuela (Cúcuta), a pedido del gobierno de Juan Manuel Santos, para atender a los venezolanos que cruzan la frontera.

“Esto es lo que se está vislumbrando, con referencia sobre todo a Venezuela. Si es que se acepta en algún momento la aplicación de la Carta Democrática de la Organización de los Estados Americanos (OEA), se llegaría a la formación de una fuerza multilateral que podría intervenir militarmente en Venezuela”, evaluó Rossi.

 

(foto leyenda)

Fuerzas Armadas de Argentina durante maniobras militares en Comandante Luis Piedra Buena (Argentina). 9 de Junio de 2016.WALTER DIAZ / AFP