Duque Presidente y los pendientes que hereda de Santos

Durante sus dos períodos presidenciales (2010-2014 y 2014-2018), Santos tuvo que enfrentar diversas situaciones críticas que no pudo resolver o dejó sin concluir, como los acuerdos de paz con grupos insurgentes, el asesinato de líderes sociales, entre otros.

Es por esto que será responsabilidad del nuevo mandatario el afrontar estas situaciones que afectan al pueblo colombiano desde hace varios años.

1.- Asesinatos de líderes sociales

Desde la Defensoría del Pueblo se presentó recientemente la cifra de líderes sociales asesinados en Colombia, acumulada desde el 1 de enero de 2016 a 31 de julio de 2018, la cual asciende a 331. Esta cifra, que poco después se incrementó a 333 tras el asesinato de dos nuevos dirigentes hace que este sea uno de los mayores problemas que debe atender el nuevo residente de la Casa de Nariño.

Iván Duque recibe al país con un problema que demanda acciones mayores a las que ha venido ejerciendo el Gobierno de Santos. De acuerdo con cifras presentadas por el actual presidente, en Colombia hay más de 4.500 líderes sociales y defensores de derechos humanos con protección.

Sin embargo, pareciera ser que la Unidad Nacional de Protección (UNP), no tiene la capacidad para atender la tragedia. De acuerdo con su director, Diego Mora, actualmente se cuentan más de 25.000 solicitudes de protección recibidas en lo que va de 2018.

 

2.- Implementación de los Acuerdos de Paz

 

Los acuerdos de paz con la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), antiguo grupo insurgente, son el aspecto crucial de la transición de Colombia. Muchas son las voces que consideran que la reconciliación y la convivencia, en definitiva, el futuro del país, dependen de la conducción de ese proceso.

A pesar de esto, una de las propuestas de Duque durante su campaña electoral fue modificar el acuerdo de paz con la FARC, para evitar que sus exmiembros tengan acceso a cargos públicos antes de comparecer ante la Justicia.

Andrea Salazar, defensora de derechos humanos e integrante del comité negociador del acuerdo de paz, consideró que el país que recibe el sucesor de Santos tiene un reto principal que gira en torno a la implementación de lo pactado en La Habana. “Por un lado, darle estabilidad jurídica al acuerdo, es decir, dejar en firme las decisiones que ya previamente se han tomado pero terminar de reglamentar todo lo que supone la implementación del acuerdo”, sostuvo Salazar.

 

3.- Abandono estatal en Chocó

 

Chocó es una de la zonas más pobres del país, en donde persisten graves dificultades económicas y sociales. Han sido muchas las voces que se alzaron para conseguir respaldo gubernamental, aunque éste nunca ha sido pleno.

En 2016, tras ocho días de protestas, el Gobierno colombiano y líderes de un paro cívico acordaron levantar una huelga.

Pese a que se suscribió este acuerdo, esta región permanece en estado de vulnerabilidad.

“Todas estas comunidades: las comunidades afros, las comunidades indígenas, las comunidades mestizas, demandan un trabajo urgentísimo, que no puede seguir dilatándose en todas las comunidades de Colombia y específicamente aquí en la realidad del Chocó”, remarcó recientemente el obispo Mario de Jesús Álvarez.

 

4.- Sustitución de cultivos ilícitos

 

Este es uno de los temas en los que los analistas políticos de Colombia consideran prioritarios para el nuevo Gobierno.

En junio pasado la Oficina de la Política Nacional para el Control de Drogas de Estados Unidos dio a conocer un informe según el que los cultivos ilícitos registraron un incremento del 11 por ciento durante 2017 en Colombia, alcanzándose un total de 209.000 hectáreas sembradas y que la producción de cocaína pasó de 772 toneladas métricas en 2016 a 921 toneladas durante el año pasado.

Entre las propuestas de campaña de Duque, está la de sustituir forzosamente los cultivos ilícitos de hoja de coca.

 

5.- Diálogo ELN

 

El Gobierno saliente de Santos concluyó sus diálogos de paz con el grupo insurgente Ejército de Liberación Nacional (ELN) sin haber logrado un alto al fuego ni la ansiada “paz completa” en Colombia.

En reiteradas oportunidades, los dirigentes del ELN ratificaron su disposición plena a continuar el proceso de paz y el trabajo por la apertura de un séptimo ciclo de conversaciones con el nuevo Gobierno de Duque.

 

(FOTO LEYENDA)

La implementación del Acuerdo de Paz con el ex grupo insurgente FARC, ahora partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, es el tema más importante que deberá enfrentar el próximo presidente de Colombia, debido al actual incumplimiento gubernamental y el incremento de asesinatos de líderes sociales (más de 90 solo este año) y de excombatientes. Colombia decidio que el candidato del uribismo sea el nuevo president de Colombia, tazon por la cual es muy probable que haya un retroceso en el proceso de paz. Ojala nos eqivoquemos.

4 comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *