El Socialismo Democrático surge de manera sorprendente en la era Trump

Por: Aporrea – AP |

21/07/2018 El creciente rechazo a las políticas de derecha de Donald Trump, ha conicidido con un nuevo fenómeno en los Estados Unidos; el creciente apoyo al socialismo.

 

Según reporta la agencia AP, el viernes pasado, el demócrata de Maine Zak Ringelstein no estaba listo para considerarse como miembro formal de los Socialistas Democráticos de América (Democratic Socialists of America – DSA), a pesar de su aprecio por los valores de la organización y agradecer el respaldo de la misma en su intento por convertirse en senador de los Estados Unidos.

Tres días después, le dijo a AP que estaba listo para convertirse en el único candidato al Senado de un partido grande en la nación que también está inscrito como socialista democrático y que paga sus cotizaciones como militante del DSA.

Esta rápida evolución es la más reciente evidencia del aumento a nivel nacional de la fuerza y ​​popularidad de una organización que, hasta hace poco, operaba en los márgenes del flanco izquierdo más ultra del movimiento liberal en Estados Unidos.

 

A medida que la presidencia de Donald Trump alcanza su segundo año, el socialismo democrático se ha convertido en una fuerza significativa en la política del partido Demócrata. Su ascenso se produce cuando los Demócratas debaten si moverse demasiado hacia la izquierda desilusionará a votantes en general.

“Estoy de acuerdo con los socialistas democráticos, y he decidido convertirme en miembro cotizador”, dijo Ringelstein a la AP. “Ya es hora de hacer lo correcto, aún cuando no sea fácil”.

(N. de la R.de CN: Rey Angus -Independiente ganó con 341,520 votos; 2do : Eric Brakey con 221,799 votos;  y Zak Ringelstein obtuvo 64,652 votos).

 

El DSA se ha convertido ahora en la organización socialista más grande de EEUU en los últimos 100 años. En 2017, se retiró de la Internacional Socialista, acusándolos de apoyar medidas neoliberales. La Internacional Socialista cuenta entre sus miembros en Venezuela a Acción Democrática, Voluntad Popular y el MAS.

El ascenso del DSA, ha puesto presión sobre el partido Demócrata, cuyos miembros más izquierdistas han roto con el partido para inscribirse en el DSA.

 

“Socialista”

 

Los Demócratas más ambiciosos en Washington han sido reacios a aceptar la etiqueta, incluso cuando adoptan las políticas que definen el socialismo democrático o la socialdemocracia moderna: Asistencia médica gratuita para todos, un salario mínimo de $15, matrícula universitaria gratuita y la abolición del departamento federal de Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, también conocido como ICE.

 

El senador de Vermont Bernie Sanders, el único autodenominado socialista democrático del Congreso, hizo campaña el viernes con la nueva estrella del movimiento, la candidata al Congreso de Nueva York Alexandra Ocasio-Cortez, una ex cantinera de 28 años que derrotó a uno de los demócratas más poderosos de la Cámara del Senado el mes pasado. (Nota de la R.de CN: a Joe Crowley con un presupuesto ínfimo de campaña de10 a 1); y después le ganó al republicano Anthony Pappas)

 

Hay poca distinción entre los términos “socialismo democrático” y “socialismo” en la literatura del grupo. Mientras Ringelstein y otros candidatos respaldados por DSA promueven una filosofía de “carpa amplia”, la constitución del DSA describe a sus miembros como socialistas que “rechazan un orden económico basado en el lucro privado” y “comparten una visión de un orden social humano basado en el control popular de recursos y relaciones no opresivas de producción, planificación económica, distribución equitativa, feminismo, igualdad racial”.

No me gusta el término socialista, porque las personas lo asocian con cosas malas de la historia”, dijo el candidato al Congreso de Kansas James Thompson, respaldado por el DSA y quien hizo campaña junto a Sanders y Ocasio-Cortez, pero quien no es militante del DSA.

4 comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *