Pandemonio

Por Julio R Muñoz

El coronavirus a confinado en sus hogares a la mitad de la población mundial. Las grandes plazas mundiales atractivas para los visitantes están casi desérticas. La fauna salvaje ocupa las grandes ciudades de una manera tan natural como si recordaran que esos terrenos de antaño le pertenecían. Vemos en el Muro de los lamentos en Israel a media mañana de casi cualquier día, grupos más o menos compactos, pero guardando escrupulosamente la distancia ciudadana necesaria para disminuir las posibilidades de contagio. En Italia y España emblemáticos lugares de atractivo singular para los turistas, hay un vacío desolador. La auto aislada Gran Bretaña más sola que nunca, sufre también fuertemente los estragos del covid-19. Con el Brexit en pleno desarrollo no puede esperar seguramente de sus vecinos europeos casi ninguna asistencia sanitaria.

Un grave incidente se produjo en uno de los puertos pesqueros irlandeses – Dingle y Castletownbere – donde no se permitió que pesqueros ingleses descargaran su producción por temor a contagios pues los “extranjeros” no se atienen a los controles sanitarios nacionales de prevención. Oficialmente esta actitud de rechazo es ilegal y el gobierno no lo aprueba, sin embargo, ya se notan confrontaciones de tipo económico – lucha de mercado de consumo- en la antes esperanzadora Unión Europea. 

Con la pandemia desatada en toda su furia ha revelado el lado oscuro de personas y países. También ha evidenciado la práctica de solidaridad humana de algunos países y personas para ayudar a otros. Personal de sanidad luchando en la primera fila del combate. En Mérida Yucatán – México – la enfermera Ligia Kantun, fue agredida por un desconocido que le arrojó café hirviendo gritándole: “Nos vas a contagiar a todos”. En Manhattan la gente desde algunos balcones, arrancan en aplausos cundo ven en las calles desoladas a bravos médicos y enfermeros haciendo su trabajo de socorro. Algunas empresas haciendo su agosto en pleno abril, a veces hasta con malas artes. De acuerdo con una investigación del portal Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad —MCCI—, el IMSS contrató a la empresa Levanting Global Servicios SA LLC para adquirir 2.500 ventiladores por la cantidad de 93 millones de dólares. Baldemar Pérez Ríos, es el nombre del propietario de la empresa contratada por el IMSS, y está vinculado con un fraude en Estados Unidos y un intento de estafa a Petróleos Mexicanos (PEMEX). Ejército y policía colaborando en mantener el orden y evitando el caos que estos acontecimientos que desata el lado oscuro de la gente. 

Estados Unidos está siendo golpeado fuertemente por el covid-19. A la fecha, se reportan 573,681infectados y 22,948 decesos (ver minuto a minuto el reporte de la pandemia en: <nCov2019.live>) y ahora le lleva tristemente la delantera a Italia y España, donde parece que la pandemia ha comenzado a ser dominada. Los estadounidenses perciben una atmosfera de desatención y descontrol., donde con la gran demanda de alimentos y artículos de higiene se ha incrementado la demanda de armas. La inseguridad y el miedo se está apoderando lentamente de la población. El gobierno invocó una antigua ley de guerra – Guerra de Corea 1950 – para obligar a las empresas privadas a fabricar los insumos médicos que se necesitan con urgencia, como batas, guantes, mascarillas, respiradores artificiales. Es la llamada “Ley de Producción de Defensa”. Por lo menos ya la aplicó para obligar a la General Motors para que acepte, cumpla y priorice los pedidos federales para fabricar ventiladores. 

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, viene pidiendo al Gobierno Central que nacionalice la cadena de suministros médicos. “Se trata de una emergencia nacional”, afirmo en un twitter.

También el 13 de marzo, 57 congresistas demócratas urgieron al presidente a “usar los poderes otorgados por la Ley de Producción de Defensa para iniciar la producción masiva de suministros necesarios para combatir la pandemia “. La Cámara de Comercio se opone, por supuesto.

En resumen, interpretando la orden ejecutiva del Trump que textualmente dice: “Considero que los recursos médicos y de salud necesarios para responder a la propagación de covid-19, incluidos los equipos de protección personal y los ventiladores, cumplen con los criterios especificados en la Ley”. O sea que la “La autoridad conferida en la ley al presidente queda delegada al secretario de Salud con respecto a todos los recursos médicos necesarios para responder a la propagación de covid-19 en EEUU”. 

En Asia tomando como referencia países equidistantes como China, Corea del Sur y Singapur, vemos que la pandemia está siendo controlada satisfactoriamente. Muy buena noticia y muy esperanzadora para el mundo. China ha comenzado, inclusive, a enviar a occidente ayuda humanitaria con personal calificado y material importante para el combate del virus. Rusia el extraordinario país euroasiático, también está acudiendo en auxilio de occidente.

El mensaje de esta nota editorial tiene la intención de hacer notar que la prevención y la atención de la salud es una necesidad que debe tomarse como prioridad por los gobiernos del mundo. Sin recortes presupuestarios por ser considerados eventuales, esporádicos y no prioritarios. Increíble que algunos países sigan considerando la preparación para la guerra como prioritarios. También tenemos la obligación de exponer los avances de las investigaciones que algunos científicos -fuera del sistema técnico farmacéutico aceptado formalmente – están logrando y poniendo a discreción de la gente sus descubrimientos. <https://andreaskalcker.com/coronavirus-informacion-especial-para-medicos-e-investigacion/> que pueden ser una alternativa o trinchera en el combate inmediato contra este “PANDEMONIO”, cuyo tratamiento la farmacopea oficial espera tardar aún algunos meses. 

Por otro lado, la importancia de la carga viral está siendo ignorada en la lucha con la pandemia. Como cualquier otro veneno, los virus también son más dañinos en grandes dosis. Las primeras pequeñas exposiciones puden ocasionar infecciones ligeras o asintomáticas, mientras que dosis más grandes pueden ser aterradoramente mortales, lo afirman investigadores como Joshua D Rabinowitz y Caroline R Bartman. Los seres humanos también muestran gran sensibilidad a la dosis viral. El virus de la “desconfianza”, el espíritu “belicista”, la indiferencia por el “calentamiento global” e incluso la negación de su existencia, son más letales que el covid-19. El virus de priorizar la “economía y la bonanza”, a la salud social y el espíritu comunitario universal nos pueden llevar a un callejón sin salida. Estamos todos en una misma nave espacial. Nuestro único y contaminado planeta Tierra. Estamos obligados a no cargarlo de odio, terror, miedo y consumismo. Los recursos de la Tierra no son ilimitados para responder a esa política nefasta de crecimiento sostenido. Debemos pensar en “El día después de mañana”. ¡Explotación con depredación! es lo que mejor hacemos y así como ahora nos golpea esta pandemia, nos sobrevendrán mayores cuotas de sacrificio innecesariamente por la voracidad y egoísmo de algunos países. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *