Semanario independiente Hildebrandt en sus trece, recoge tesis fiscal que apunta a que el escándalo
de las “vacunas de cortesía” es un caso de corrupción “al más alto nivel” de la esfera pública.

Servindi, 19 de febrero, 21.- La vacunación de funcionarios del más alto nivel a cargo de la compra
de las vacunas contra el covid-19 tuvo el efecto de un soborno a gran escala que favoreció a
Sinopharm.

Así lo denuncia en un reciente reportaje el semanario Hildebrandt en sus trece que sostiene que, con
las vacunas “regaladas” por lo bajo, el laboratorio chino aseguró su venta al Perú.

Y, además, logró que desde el gobierno se saboteara cualquier compra con otros laboratorios que
ofrecían entregar las vacunas a menor precio y en menor tiempo.

“La hipótesis del Ministerio Público apunta, precisamente, a un caso de corrupción al más alto nivel
con el único objetivo de beneficiar a Sinopharm”, sentencia el reportaje.

El esquema del “soborno”
Según el semanario, mediante la entrega irregular de 3,200 dosis adicionales de su vacuna
experimental, Sinopharm consiguió que el gobierno de Martín Vizcarra le diera prioridad en la
compra de sus vacunas.

Así, lograron que el gobierno aplace los acuerdos con los laboratorios AstraZeneca, Johnson &
Johnson y Pfizer; siendo la negociación con este último laboratorio la más vergonzosa.

En ese caso, las negociaciones estaban tan avanzadas para fines de 2020 que el laboratorio había
ofrecido enviar un primer lote de 50 mil dosis en diciembre de ese año.
Pero, sospechosamente, el gobierno no llegó a firmar el contrato en la fecha acordada, aduciendo la
vulneración de la “soberanía” peruana y desperdiciando una gran oportunidad para empezar
inmunizar a los peruanos.

Hoy se sabe que, cuando eso ocurría, el exmandatario Martín Vizcarra, su esposa y su hermano ya
habían sido vacunados en secreto con dosis de Sinopharm.
Expresidente Martín Vizcarra Cornejo; exministra de Salud Pilar Mazzetti; y excanciller Elizabeth
Astete: la justicia está tras de ellos.
También se reveló que, para ese momento, ya habían sido inmunizados altos funcionarios que
integraban el Comité Multisectorial, a cargo de negociar la compra de vacunas.

De hecho, ocho de los 18 miembros de este comité, se inmunizaron con las dosis de “cortesía” del
laboratorio chino.

Entre ellos figuran la exministra de Salud, Pilar Mazzetti, y la exministra de Relaciones Exteriores,
Elizabeth Astete. Este último sector era el que lideraba el comité de la negociación.

Pero, además de ellos, hay al menos 50 funcionarios del sector Salud y otros siete de la cancillería
que también figuran en una lista de 487 personas vacunadas en secreto.

Dentro de estos funcionarios, existen dos personajes claves: Jorge Jarama Alván, del Ministerio de
Relaciones Exteriores; y Carlos Castillo Solórzano, del Ministerio de Salud.

Ellos han sido sindicados por el investigador Germán Málaga, a cargo del ensayo clínico de las
vacunas de Sinopharm, como los encargados de repartir las dosis de “cortesía”.

Esas mismas que no solo llegarían a funcionarios, sino también a políticos, diplomáticos, médicos de
clínicas privadas, empresarios, consultores y lobistas.
Fuente: La Republica
(Foto leyenda)
Expresidente Martín Vizcarra Cornejo; exministra de Salud Pilar Mazzetti; y excanciller Elizabeth
Astete: la justicia está tras de ellos.

Posted 
 in 
Comunicaciones
 category