Las sanciones al petróleo ruso provocaron que los precios escalaran en el país norteamericano y dio lugar a que ambas naciones de América rompieran la distancia que mantienen hace años. El presidente Nicolás Maduro expresó que su Gobierno tiene la intención de "avanzar en una agenda que permita el bienestar y la paz" con la potencia del continente. No obstante, los opositores venezolanos y un influyente senador demócrata estadounidense mostraron su sorpresa y pidieron que no avance el diálogo.

El 7 de marzo se produjo un raudo cambio de panorama en lo que refiere a las relaciones bilaterales entre Estados Unidos y Venezuela luego de que ambos países confirmaran encuentros de delegaciones diplomáticas en Caracas, rompiendo un distanciamiento pronunciado que llevaba años de vigencia.

Jen Psaki, portavoz de la Casa Blanca, ratificó las reuniones donde se entablaron conversaciones directas. “El propósito del viaje a Caracas era discutir diferentes temas, entre ellos desde luego la seguridad energética”, apuntó la funcionaria.

La capacidad petrolera del país sudamericano cobra un valor mayor para Estados Unidos, que tendrá que paliar las consecuencias que generarán las restricciones de importación de la energía de Rusia y está buscando nuevas rutas para solventar la demanda de la población.

Por su parte, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, mostró entusiasmo luego del cónclave que mantuvo con la delegación estadounidense de alto nivel, donde transmitió su predisposición para “avanzar en una agenda que permita el bienestar y la paz” siempre y cuando sea “desde la diplomacia, el respeto y la máxima esperanza de un mundo mejor”.

En declaraciones desde el Palacio de Miraflores, el mandatario dijo que “continuarán hacia adelante las conversaciones, las coordinaciones y una agenda positiva” entre Washington y Caracas.

En la reunión, la cual Maduro calificó “respetuosa, cordial y muy diplomática”, también estuvieron presentes el presidente de la Asamblea Nacional, Jorge Rodríguez y su esposa, la diputada Cilia Flores.

Rechazo por los acercamientos entre Estados Unidos y Venezuela

La Organización de Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex) mostró su disconformidad con la visita de la delegación diplomática estadounidense a Caracas para tener el encuentro con Nicolás Maduro.

La entidad, que cuenta con una sede en Miami, señaló a través de un comunicado que es contradictorio “manifestar la ilegitimidad y criminalidad del régimen y luego reunirse con él buscando acuerdos comerciales”.

Para el grupo de exiliados, esto implica el reconocimiento de la figura de Maduro como presidente de Venezuela y “obvia su carrera criminal como narcotraficante y violador de derechos humanos”.

Veppex considera que el país norteamericano “pierde su tiempo al tratar de negociar con Maduro”.

                                          Las aspiraciones democráticas del pueblo venezolano, al igual que el coraje del pueblo de Ucrania, valen mucho más que unos pocos miles de barriles de petróleo.

                                           Mis declaraciones sobre supuestas negociaciones de la Administración con el régimen de Maduro

                                           — Senator Bob Menendez (@SenatorMenendez) March 8, 2022

Entretanto, el senador demócrata estadounidense Bob Menéndez también expresó su “rotunda” oposición a los acercamientos entre la Casa Blanca y el Palacio de Miraflores, alegando que no se deben relajar las sanciones contra Venezuela para combatir los problemas de crudo.

“Las aspiraciones democráticas del pueblo venezolano, al igual que la determinación y el coraje del pueblo de Ucrania, valen mucho más que unos pocos miles de barriles de petróleo”, remarcó en un comunicado.

El senador, que preside el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, reaccionó de esa manera ante la supuesta intención de la Administración de Biden de levantar algunas sanciones al sector petrolero venezolano.

En su misiva dio a conocer sus “serias preocupaciones” de que las negociaciones den lugar a “perpetuar una crisis humanitaria que ha desestabilizado a América Latina y el Caribe durante toda una generación”.

“Me opongo clara y rotundamente a cualquier esfuerzo que rellene los bolsillos de los oligarcas del régimen de Maduro mientras siga privado al pueblo venezolano de sus derechos humanos, libertades y necesidades básicas”, cerró.

Por: Ramiro Cué Barberena

FUENTE: FRANCE 24 Y CON  EFE

Posted 
Jul 4, 2022
 in 
Internacionales
 category