Por Ra煤l Dellatorre

Que la pandemia iba a provocar un impacto desigual en distintos estratos sociales era previsible,
Pero ahora est谩 la evidencia de las estad铆sticas.

No es un dato para desatender que la crisis sanitaria y la paralizaci贸n que impuso, cay贸 sobre una
econom铆a fracturada social y estructuralmente por una pol铆tica econ贸mica letal, como la de los dos
煤ltimos a帽os de macrismo.

Deterioro de los ingresos de la poblaci贸n m谩s vulnerable, pero a la vez desarticulaci贸n del Estado
que pod铆a arrojarle un salvavidas. Desaparici贸n de decenas de miles de pymes industriales y
comerciales, y a su vez una depresi贸n de la demanda interna que borraba del horizonte toda
perspectiva inmediata de recuperaci贸n. Precarizaci贸n laboral de quienes perdieron sus fuentes de
trabajo y tuvieron que "rebusc谩rsela" como fuera.

En ese escenario, y con un gobierno que reci茅n se acomodaba en los despachos, cay贸 la pandemia.

Qu茅 es lo que dice la secuencia de los 铆ndices de pobreza desde la salida de la cat谩strofe macrista
hasta los d铆as actuales. En el cuarto trimestre de 2019, el de la despedida de Cambiemos, la pobreza
ya superaba el 38 por ciento. En el momento m谩s duro de la pandemia y de freno a la circulaci贸n,
que fue el segundo trimestre de 2020, trep贸 a un pico del 47%. En el cuarto trimestre de ese a帽o, ya
con parte de la econom铆a saliendo de la recesi贸n de la pandemia, baj贸 pero apenas dos puntos, al
45%.

Esa secuencia muestra: el alto nivel de pobreza en el cierre de la recesi贸n macrista, el agravamiento
con la seguinda recesi贸n, la de la pandemia, y finalmente un inicio de la recuperaci贸n ec贸n贸mica con
un rezago importante en la recuperaci贸n de los ingresos de la poblaci贸n.

Las pol铆ticas de protecci贸n a los sectores vulnerables que ejecut贸 el gobierno tuvo resultados que se
reflejan en las estad铆sticas. Los aumentos en la AUH y las transferencias a trav茅s de las Tarjetas
Alimentar a los sectores m谩s carenciados se vio en la baja de los indicadores de indigencia durante la

pandemia: lleg贸 al 12,4% en el segundo trimestre (el pico de la crisis sanitaria), y fue bajando al 10,6
en el tercero y 10,4 en el cuarto. Evitaron la indigencia (hambre), pero no la pobreza (necesidades
b谩sicas insatisfechas), porque los precios de la canasta familiar siguieron aumentando. El 57,7% de
menores de 14 a帽os habitando en hogares pobres es su imagen m谩s dolorosa.

La pol铆tica de defensa de los haberes m铆nimos jubilatorios, un derecho que se universaliz贸 en los
gobiernos kirchneristas, hizo posible que la poblaci贸n mayor de 65 tuviera en el segundo semestre
de 2020 un 铆ndice de pobreza, por muy lejos, m谩s bajo que el resto de la poblaci贸n: 11,9%.

Lo que no alcanz贸 a resolver la pol铆tica oficial es que quienes se beneficiaron de la recuperaci贸n post
pandemia distribuyeran los beneficios. No emplearon m谩s gente, no recuperaron los salarios y, lo
peor de todo, abusaron de su posici贸n dominante incrementando precios de bienes de consumo
masivo. Es la deuda pendiente. Las estad铆sticas no s贸lo lo confirman, sino que adem谩s muestran la
urgencia que hay en darle respuesta.
(FOTO 1 LEYENDA)
A partir del mes que viene, las etiquetas de todos los productos pertenecientes a los rubros de
alimentos, bebidas, perfumer铆a, cuidado personal y limpieza dom茅stica ser谩n fiscalizadas por
parte de la Secretar铆a de Comercio Interior. El objetivo es evitar enga帽os y garantizar la
transparencia y competencia leal entre los distintos bienes disponibles en las g贸ndolas.

(FOTO 2 LEYENDA)
La industria es clave en lo que viene. El Gobierno cree que tiene mucho margen para crecer y que
seguir谩 abierta.
En la conversaci贸n diaria del Gobierno aparece una agenda de largo plazo con objetivos de
crecimiento que est谩n directamente relacionados a la evoluci贸n que tenga la pandemia de COVID
en Argentina. En ese horizonte, ya hay algunas definiciones tomadas, n煤meros posibles y
problemas en vista. Dos ideas fuerza: la mejora econ贸mica tiene chances de ser robusta; y la
inflaci贸n deber铆a ir a la baja reci茅n en abril.

Posted聽
聽in聽
Especiales
聽category