Chisinau. El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, aseguró ayer que su país "trabaja activamente" para lograr un acuerdo con Polonia para enviar aviones de guerra a Ucrania, invadida desde hace once días por Rusia.

"Es imposible hablarles de un calendario, pero puedo decirles que estamos analizando esto de manera muy, muy activa", declaró Blinken a la prensa durante una visita a Moldavia, que ha recibido una oleada de refugiados de Ucrania y teme que también podría estar bajo amenaza de Moscú.

Según medios polacos, Polonia podría entregar sus aviones de combate MIG-29, de fabricación soviética y que los pilotos ucranianos conocen bien, y a cambio el ejército polaco recibiría cazas F-16 por parte de Estados Unidos.

Blinken y otros dirigentes occidentales habían negado a principios de semana la posibilidad que un país de la OTAN entregara aviones de guerra a Ucrania.

El secretario de Estado reconoció, sin embargo, el día de ayer que contemplaban esta opción.

"Analizamos ahora activamente el asunto del envío de aviones por parte de Polonia a Ucrania y cómo podríamos compensarlo", añadió.

Estas declaraciones tienen lugar el día después de una reunión entre Blinken y su homólogo ucraniano, Dmytro Kuleba, en la frontera entre Polonia y Ucrania.

Sin embargo, el ejecutivo polaco se muestra reticente a la propuesta estadounidense de proporcionar sus aviones de guerra a Ucrania.

"Polonia no enviará sus aviones militares a Ucrania y tampoco autorizará la utilización de sus aeropuertos. Aportamos una ayuda significativa en muchos otros aspectos", dijo en Twitter la oficina del primer ministro polaco.

Advertencia

Rusia respondió rápido a Blinken. Advirtió ayer a los países vecinos de Ucrania del riesgo que supone acoger aviones de guerra ucranianos utilizados en la guerra entre ambos Estados.

"Prácticamente, toda la aviación del régimen de Kiev apta para el combate fue destruida. Pero sabemos por una fuente segura que algunos aparatos ucranianos volaron hacia Rumania y otros países vecinos", dijo el portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Igor Konashenkov.

"La utilización de redes de aeródromos de estos países como base para aviones militares ucranianos y su uso posterior contra las fuerzas armadas rusas podría ser considerado como una implicación de estos países en el conflicto armado", agregó.

El sábado, el presidente Putin advirtió que Rusia consideraría como cobeligerante a cualquier país que intente imponer una zona de exclusión aérea en Ucrania.

El sábado, Moscú y Kiev anunciaron haber llegado a un acuerdo de alto el fuego y para crear corredores humanitarios. Un nuevo intento este domingo de evacuar Mariúpol, ciudad de 450,000 habitantes, fue también interrumpido, anunció el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR)

Posted 
Mar 6, 2022
 in 
Mundo y Geopolitica
 category