Por Amy Goodman y Denis Moynihan

14 DE MAYO DE 2021.-La insurrecci贸n del 6 de enero en Estados Unidos fue una forma de intentar
derrocar la democracia: se incit贸 a una turba a asaltar el Capitolio y se amenaz贸 con matar a l铆deres
clave que se atrevieron a renegar de la 鈥済ran mentira鈥 de Trump acerca de que Biden hab铆a ganado
las elecciones presidenciales de 2020 de forma fraudulenta. Aunque durante la insurrecci贸n varias
personas perdieron la vida o resultaron heridas y edificios p煤blicos resultaron da帽ados, el Congreso
de Estados Unidos igualmente logr贸 certificar los votos del Colegio Electoral, con un retraso de solo
doce horas. El fiscal general de Estados Unidos, Merrick Garland, calific贸 la insurrecci贸n como la
鈥渁menaza m谩s peligrosa para la democracia鈥 que ha presenciado hasta el momento: 鈥淪eg煤n el FBI,
la principal amenaza de terrorismo dom茅stico en Estados Unidos proviene de extremistas que tienen
motivaciones raciales o 茅tnicas, espec铆ficamente de aquellos que defienden la superioridad de la
raza blanca鈥.

Actualmente est谩 en marcha un plan m谩s sofisticado para socavar la democracia. En todo el pa铆s, las
legislaturas estatales controladas por el Partido Republicano est谩n apurando la aprobaci贸n de
diversos proyectos de ley que tienen como objetivo restringir la participaci贸n electoral. Estas
iniciativas, junto con la manipulaci贸n partidista de los distritos electorales que podr谩 realizarse a
partir de los resultados del censo que se realiz贸 en 2020, podr铆an borrar un siglo y medio de luchas y
avances para garantizar el derecho al voto de todos los ciudadanos estadounidenses. Asimismo,
podr铆a poner al gobierno estadounidense bajo el control permanente de una minor铆a supremacista
blanca.

El Centro Brennan para la Justicia ha estado siguiendo de cerca estos proyectos de ley que
obstaculizan el voto. Hasta el 1 de abril, el centro hab铆a contado la asombrosa cantidad de 361
iniciativas de este tipo en 47 estados del pa铆s. Los estados de Georgia y Arizona ya han promulgado
importantes leyes que restringen el derecho al voto. Ambos estados fueron bastiones republicanos
durante d茅cadas. En las elecciones de 2020, Joe Biden gan贸 en ambos estados, al igual que los
candidatos dem贸cratas al Senado Mark Kelly, en Arizona; y Jon Ossoff y Raphael Warnock, en
Georgia. La victoria electoral de Biden en esos estados y la p茅rdida de esos tres esca帽os en el
Senado, que provoc贸 que los republicanos perdieran el control de la C谩mara Alta, fue una derrota
devastadora para el Partido Republicano.

Poco despu茅s de las elecciones, el senador republicano del estado de Carolina del Sur Lindsey
Graham declar贸 en el canal Fox News: 鈥淪i los republicanos no impugnan el resultado [de las
elecciones] y cambian el sistema electoral de Estados Unidos, nunca m谩s se elegir谩 a otro presidente
republicano鈥. Los legisladores republicanos tomaron nota de la advertencia de Graham e inundaron
el pa铆s con proyectos de ley sorprendentemente similares entre s铆, dise帽ados para restringir e

impedir la participaci贸n electoral. Para ello han contado con la ayuda del Consejo Estadounidense de
Intercambio Legislativo, o ALEC, por sus siglas en ingl茅s, uno de los principales grupos de lobby de
derecha del pa铆s. En 1980, el difunto activista conservador Paul Weyrich, cofundador de la
organizaci贸n de derecha The Heritage Foundation, expres贸 con claridad una directriz clave de la
estrategia electoral republicana: 鈥淣uestra ventaja en las elecciones aumenta considerablemente
cuando la poblaci贸n que vota disminuye鈥.

Ari Berman, periodista de la revista Mother Jones y autor del libro 鈥淕ive Us the Ballot: The Modern
Struggle for Voting Rights in America鈥 (Entr茅guennos las urnas: La lucha moderna por los derechos
electorales en Estados Unidos), dijo en una entrevista con Democracy Now!: 鈥淓l asunto aqu铆 no es
鈥楧em贸cratas versus Republicanos鈥. Es 鈥楻epublicanos versus democracia鈥. Est谩n dificultando la
participaci贸n electoral de todos los votantes鈥.

Estos proyectos de ley impulsados por los republicanos apuntan a restringir la participaci贸n de
votantes tradicionalmente dem贸cratas, principalmente de las comunidades de color de los centros
urbanos. Para ello se ha recurrido a diversas t谩cticas. Entre ellas, excluir ciudadanos del padr贸n
electoral; prohibir el voto a las personas que han recibido una condena por delitos graves; exigir la
presentaci贸n de un documento de identidad con fotograf铆a para poder votar y dificultar el proceso
de registro de votantes. Otras t谩cticas incluyen disminuir de manera dr谩stica las posibilidades para
emitir el voto anticipadamente o por correo; reducir o eliminar la posibilidad de votar sin bajarse del
veh铆culo para aquellas personas a las que se les dificulta la movilidad y limitar la cantidad de sitios
para la recepci贸n de las papeletas de voto por correo y el n煤mero y la capacidad de los lugares de
votaci贸n. Tambi茅n hay un esfuerzo concertado para volver a instalar una t谩ctica que se utilizaba en
la 茅poca de las leyes segregacionistas de Jim Crow: la intimidaci贸n a los votantes por parte de los
denominados 鈥渙bservadores electorales鈥, grupos de seguidores del Partido Republicano que se
apostan en los centros de votaci贸n para 鈥渧igilar鈥 el proceso electoral.

El gobernador republicano del estado de Arizona, Doug Ducey, acaba de promulgar un proyecto de
ley que podr铆a eliminar a m谩s de 100.000 personas del padr贸n de votaci贸n anticipada del estado. En
el estado de Georgia, antes de las elecciones de 2018, se excluy贸 del padr贸n electoral a una cantidad
a煤n mayor de votantes, a instancias del entonces candidato republicano a gobernador Brian Kemp,
quien se desempe帽aba en ese momento como secretario de Estado de Georgia y ten铆a a su cargo
supervisar las mismas elecciones que luego ganar铆a por un estrecho margen. En el primer discurso
que brind贸 en el hemiciclo del Congreso como senador por el estado de Georgia, el reverendo
dem贸crata Raphael Warnock dijo: 鈥淪oy de un estado que elimin贸 a 200.000 personas del padr贸n
electoral un s谩bado por la noche. Sabemos lo que est谩 sucediendo aqu铆: algunas personas no
quieren que algunas otras personas voten鈥.

La draconiana ley electoral recientemente promulgada en el estado de Georgia, denominada 鈥淟ey de
integridad electoral鈥, implement贸 una gran cantidad de m茅todos para vulnerar el derecho al voto.
Incluso tipific贸 como delito entregar comida o agua a los votantes que se encuentran esperando en
la fila su turno para votar. El estado de Florida promulg贸 un proyecto de ley similar, que incluye
tambi茅n la prohibici贸n de entregarles a los votantes comida o agua en los centros de votaci贸n. El

gobernador republicano del estado de Florida, Ron DeSantis, enfureci贸 a las cadenas de noticias del
estado al concederle al programa de televisi贸n 鈥淔ox & Friends鈥, el favorito de Trump, seg煤n se dice,
la transmisi贸n exclusiva de la ceremonia de promulgaci贸n de la ley.

Sin embargo, las noticias sobre la muerte de la democracia podr铆an ser en gran medida exageradas,
gracias al impulso y la fuerza que est谩 cobrando el activismo de base para proteger el derecho al
voto. Las organizaciones Public Citizen, Common Cause, Black Voters Matter, Indivisible y otras
agrupaciones est谩n instando al Congreso a que apruebe una hist贸rica legislaci贸n a favor de la
democracia este a帽o. La Resoluci贸n 1 de la C谩mara de Representantes, tambi茅n conocida como 鈥淟ey
Para el Pueblo 2021鈥, restablecer铆a y ampliar铆a las protecciones instituidas en la Ley de Derecho al
Voto de 1965, ocho a帽os despu茅s de que la Corte Suprema revocara parte de esa hist贸rica Ley de
Derecho al Voto en una decisi贸n de 5 votos a favor y 4 en contra. Esta ley convertir铆a
inmediatamente en ilegales a la mayor铆a de estos proyectos de ley de restricci贸n del derecho al voto.

Una presi贸n p煤blica fuerte y masiva ser谩 fundamental para que la Ley Para el Pueblo sea aprobada
en el Senado. El difunto congresista John Lewis, un 铆cono de la lucha por el derecho al voto en
Estados Unidos, escribi贸 en su 煤ltimo ensayo, publicado el d铆a de su funeral, en julio del a帽o pasado:
鈥淟a democracia no es un estado. Es un acto. Cada generaci贸n debe hacer su parte [鈥. Debe meterse
en lo que yo llamo 'buenos problemas', problemas necesarios鈥.

漏 2021 Amy Goodman

Traducci贸n al espa帽ol de la columna original en ingl茅s. Edici贸n: Democracy Now! en espa帽ol,
spanish@democracynow.org

Amy Goodman es la conductora de Democracy Now!, un noticiero internacional que se emite
diariamente en m谩s de 800 emisoras de radio y televisi贸n en ingl茅s y en m谩s de 450 en espa帽ol. Es
co-autora del libro 鈥淟os que luchan contra el sistema: H茅roes ordinarios en tiempos extraordinarios
en Estados Unidos鈥, editado por Le Monde Diplomatique Cono Sur.

The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-
Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this
work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be
separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.
Destacados
El comisionado de salud de Filadelfia renuncia luego que el alcalde revelara que los restos de las
v铆ctimas del ataque al grupo MOVE fueron incinerados en 2017
鈥淣ada que perder鈥: El pueblo colombiano protesta contra el 鈥渞茅gimen mafioso fascista鈥 enfrentando
una tr谩gica represi贸n policial y militar

鈥淰amos a extra帽arlo tanto鈥: Funeral de Daunte Wright, v铆ctima de la polic铆a de Minneapolis
El abogado estadounidense Steven Donziger cumple prisi贸n domiciliaria en Nueva York tras
demandar a Chevron por derrames de petr贸leo en el Amazonas
Millones de mujeres conmemoran el D铆a Internacional de la Mujer frente a una pandemia que
profundiza la desigualdad y la violencia en todo el mundo

BOLET脥N
Reciba Democracy Now! en Espa帽ol en su correo electr贸nico cada ma帽ana.
EMAIL

Posted聽
聽in聽
Actualidad
聽category